La web de tu empresa tiene que generar negocio. Si la tuya no lo hace es que, muy posiblemente, la planteaste por las razones equivocadas. Pero esto tiene arreglo y aquí te lo contamos.

Razones para tener una web: estas son las equivocadas y por qué deberías cambiarlas.

Por si aún no lo tienes superado: en 2022 no puedes preguntarte (aún) si tu empresa necesita tener una web. Excepto casos contadísimos, por supuesto que la necesita. (Y de esos casos contadísimo, podemos hablar largo y tendido… pero será otro día.)

Una web no es un gasto, es una inversión.

El problema es que aún hay muchas personas que no entienden el valor de una web para su empresa. Lo ven como un gasto y no como una inversión. Algo que “comprarán” (error número uno) para tenerla ahí aparcada sin confiar demasiado en ella (error número dos).

Y esto normalmente es porque las razones por las que se plantean tener un sitio web son las equivocadas.

Razones equivocadas por las que crees que necesitas una web.

Razón 1 > Para estar en internet.

Mal. Para tener presencia activa (e incluso productiva) en internet, puedes abrirte un perfil profesional en Instagram o Facebook. Puedes tener una página de LinkedIn. Puedes tener un canal de YouTube o una página en Google My Business. O vender a través de WhatsApp (sí, es posible). Con eso, tienes presencia gratis en internet.

Lo que tú quieres es hacer negocio en internet. Vender más, vender mejor, potenciar tu marca, optimizar tu trabajo, ahorrarte dinero.

Razón 2 > Porque mi producto es el mejor.

Mal. Siento ser yo quien te lo diga pero al visitante de tu web no le importa tu producto, solo quiere saber si puedes solucionar su problema. Esto tiene que quedarte muy claro: el visitante de tu web busca soluciones.

Tienes que enfocar tu web a resolver el problema de tu cliente potencial y a convencerle de que tu producto o servicio y tu empresa son la solución que necesita.

3 > Porque mi competencia está.

Mal. No siempre hay una buena estrategia detrás de lo que ves online. O como dicen las abuelas “no es oro todo lo que reluce”. Plantea la estrategia online que mejor te funcione a ti y a tu empresa y olvídate de lo que hacen los demás. Tú conoces tu público y tu producto, sabes dónde están tus clientes, qué necesitan y cómo puedes ayudarle.

Cuando vayas a plantear el sitio web de tu empresa, ten claro qué quieres conseguir, a quién va dirigida y cómo encaja con el resto de tu estrategia. Y olvídate de la competencia.

4 > Para hacerme rico.

Mal. En realidad, hay quien se ha hecho rico online, pero eso es algo que va más allá de nuestros conocimientos (ay, si supiera cómo hacernos ricos, estaría haciendo surf en una playa de Hawái). Lo que sí que te puedo asegurar es que un sitio web profesional bien planteado te puede ayudar a:

  • Conseguir nuevos clientes y retenerlos.
  • Potenciar tu autoridad como marca.
  • Convertir a tus clientes en fans de tu marca o producto.
  • Optimizar tu trabajo de prospección.
  • Vender más.

Lo fundamental es tener “un sitio web bien planteado”. Aquí te contamos cómo hacer una buena web. Dale un repaso y ponlo en marcha hoy mejor que mañana.

Si te has dado cuenta de que creaste tu web por las razones equivocadas, podemos ayudarte a desarrollar un sitio web que atraiga y retenga clientes, potencie tu marca y aumente tus ventas.

Quiero una web que me ayude a conseguir más negocio >>