Es muy goloso tirar por la vía rápida y copiar lo que (a ti te parece) que le está funcionando a tu competencia. No es una buena idea y aquí tienes las razones por las que esta práctica va a perjudicarte.

Aunque parezca mentira que haya que aclarar esto, es una de las cosas que más ocurre en internet: vemos la web de la competencia y la calcamos. “Si a ellos les funciona, a nosotros también”, suele ser la excusa. Pero esto es falso y te contamos por qué jamás (JAMÁS) debes copiar la web de tu competencia.

Antes que nada, copiar está feo

Seguro que te lo dijeron en el colegio: “es el camino fácil y el de los perezosos que se aprovechan del esfuerzo de otro”. Pero es que además, en el caso de tu web, harás un desarrollo que no te va a beneficiar en nada: puede dañar tu posicionamiento en el sector, dañar tu imagen y dañar tu “relación” con Google.

En este post anterior ya te contamos qué características tiene que tener una buena web, pero te lo resumimos aquí:

Una buena web tiene que ofrecer al visitante un aliciente para quedarse, generar confianza en tu empresa, acompañarle para hacer la acción que quieres que haga y todo esto de forma ágil.

Y estas son la razones por las que no debes copiar la web de la competencia

No supongas que la web de tu competencia les funciona.

No lo sabes. Tu competencia puede tener más clientes que tú y más facturación que tú, pero no puedes estar seguro de cuáles son sus recursos, cual es su estrategia de comunicación y qué lugar ocupa su página web en su estrategia de marketing general.

No supongas que el diseño tan chulo de la web de tu competencia te va a funcionar a ti.

Primero tienes que investigar cómo son tus clientes potenciales y tener claro cómo es tu marca (pasa mucho, que la mayoría de marcas no saben cómo son). Luego tienes que decidir la estructura y el diseño de página que mejor te ayude a captar clientes. Esto viene de un profundo estudio de tu empresa y tus clientes.

Tu empresa tiene su personalidad única y por eso mola. Y si crees que no la tiene, es que no has mirado bien.

Tienes algo que hace que tus clientes te compren a ti y no a tu competencia. Busca qué es lo que te diferencia y dilo alto y claro en tu web. Tu empresa tiene una personalidad diferente que las de tu competencia y por eso tu web tiene que ser diferente y hecha únicamente para ti.

No vas a mejorar tu autoridad en el sector diciendo las cosas igual que tu competencia.

A lo mejor te parece que da igual la autoridad, pero es importante a la hora de generar confianza en tu posible comprador y decantar la balanza entre tu producto o el de tu competencia. Es bueno que tu empresa tenga autoridad y eso se consigue con un mensaje propio que te represente.

A Google no le gustan los copiones.

Y aquí entramos en todo el mundo del posicionamiento en buscadores. Si te has copiado exactamente el contenido (sí, pasa) Google lo sabe y te penaliza. Y si has copiado las palabras clave, tal vez no sean las más adecuadas para ti y no te funcionen. Así que, en cualquiera de los casos, mal.

Si quieres, echa un vistazo a las webs de la competencia antes de empezar a desarrollar tu propia página web. Solo por ver los elementos comunes de todas ellas, qué estilo se lleva en el sector, cómo se dicen las cosas… Y luego, cierra esas pestañas, pon esa información al fondo de tu cerebro y piensa en lo que necesita exactamente tu empresa.

Toma, una ayuda

Aquí tienes el enlace al post en el que te regalamos la hoja de ruta para hacer una buena web. Revísalo y síguelo a rajatabla porque, si no lo haces, lo más seguro es que acabes entrando en la web de tu competencia y copiándola a saco. Y ya has visto que eso nunca es buena idea.

Podemos ayudarte

Quieres rehacer tu sitio web porque crees que no atrae clientes, pero no quieres tener el enésimo clon de la web de tu competencia. ¡Bien! Esa es la idea. Y si no tienes recursos en la empresa para hacer el desarrollo, podemos encargarnos.

Hablemos de cómo crear una web auténtica que atraiga clientes >>